aimée Blog

Colección Primavera Verano 09/05/2016 3 Comentarios

Y los pasillos del calendario se pueblan de un cosquilleo de múltiples floraciones. Y se desparrama mayo con su renovado sabor a promesas que ensanchan los días y salpican de salitre playero hasta las más desoladas esquinas de los cementos interiores. Las calles despliegan horizontes que invitan a un optimismo tan incomprensible como irresistible. Y nos calzamos los zapatos de sol y de azul que parecen capaces de llevarnos hasta ese lugar que el invierno tenía secuestrado. Mayo aviva el calor de la imaginación y nos deja imaginarnos felizmente irreconocibles. Ya no sabemos que anteayer éramos otros. Hoy respiramos el sueño de un calor que nos anima y nos ofrece el mundo como recién pintado. Y recién pintados nosotros estrenamos pisada. Y zapatos armados por la larga tradición de los milagros artesanos. Hechos como de verdad para nosotros. Y así echamos a andar, con la ilusión de los zapatos nuevos que nos convencen de que somos nosotros recién estrenados. En Aimée también cae mayo como un mes recién pintado que espera el regalo de tu visita para que nos regales tu nuevo color.


Por Descontado 13/01/2016 104 Comentarios

Rebajar puede ser una forma aguada de arrancarle la épica a los días o puede, por el contrario, ser una forma de recolocarse en la precisa dimensión prosaica de la que a menudo nos aleja el delirio incurable que se disculpa embozado como rutina. Nos nos rebajemos a considerar que solamente se rebaja empobreciendo las expectativas; no nos agüemos en la facilidad de la pereza y rebajémonos la dureza de las cuestas mendaces e innecesarias por las que dejamos trepar a la enredadera de nuestros extravíos. El camino es al final la suma de los pasos y su valor es el de haberlos dado o imaginado. No te pongas precio. No te rebajes pensando que el paso es menos porque el precio ha adelgazado. Tú le pones el valor y no tienes porque rebajar el alcance cabal del camino que quieras recorrer. En Aimée no te rebajamos, te invitamos a que rebajes esas barreras  rutinarias que te hacen pensar que lo que te apetece es imposible. Acércate a nuestras rebajas y álzate con la satisfacción de seguir dando pasos con el preciso valor que hace de ti una persona, sencillamente tú pero como nadie más. Como siempre. En Aimée te esperamos y sólo rebajamos los precios. Tú nos das la altura que te hace falta en cada momento.


Feliz Novedad 08/01/2016

Toda ciudad encierra un alma bisutera a la que cada cierto tiempo tiene que airear. Todo cuerpo no es acaso sino un alma donde infinitas ciudades se maquillan en secreto y salen a pasear para encontrarse con la vieja costumbre de las sorpresas cada vez más gastadas. No hace falta ser Mr. Scrooge para componer muecas de hastío con los malos cuentos de navidad ni conviene tampoco caer en el escepticismo profesional del dogmático inconfeso. Basta con dejarse llevar por el deseo inseparable de cada uno de nosotros de enmascararse y sacar a relucir la máscara navideña cada vez que nuestra ciudad interior reclame una mano nueva de pintura y el encendido de nuevas luces con las que distraerse. Basta celebrar la puntual forma con que se desata el nudismo botánico cada vez que los bosques se despojan de sus hojas y a los abetos les cuelgan bolas. Descorchemos la efervescencia de huida al final de la cual cabe la posibilidad de que nos demos de bruces otra vez con nosotros pero sin reconocernos. Calcémonos zapatos nuevos porque el camino es tanto aquello que se recorre como el modo en que se recorre. Culminemos la incierta ilusión del año que termina anudándola con la dudosa probabilidad de un año que empieza; hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo, oh, tú, azar de las risas volanderas que cada vez que nos regalas un destello de bienestar nos haces sentir como un niño con zapatos nuevos. ¿Y por qué no? Felices ascuas a todos los que vayan a arder en deseos.


El sabor no ocupa lugar 02/11/2015 7 Comentarios

" Y de repente se plasmó el recuerdo. Aquel sabor era del trocito de magdalena que, los domingos por la mañana, en Combray (...) cuando iba a darle los buenos días a su cuarto, me daba mi tía Léonie..."
 
                                                       Marcel Proust. "En busca del tiempo perdido".
 
 
Toda colección no es sino en última instancia un desafío a la memoria, una insensata y apasionada manera de conquistar un espacio de eternidad que se ensancha con cada conquista que se suma a lo que el coleccionista colecciona. En Aimée nos gusta favorecer a  todos aquellos que coleccionan los recuerdos hechos y los todavía por hacer. Nos gusta dedicarnos a satisfacer la sed de pasión que nuestros amados coleccionistas demuestran mientras viven al acecho de ese insospechado elemento que engarzarán como un recuerdo indeleble en su galería particular de eternidad. Por eso, en Aimée, hemos dispuesto ya la totalidad de nuestra nueva colección de otoño-invierno, para granjear a nuestros vívidos y vividos coleccionistas la oportunidad de mejorar el sabor de cada una de sus colecciones de recuerdos, para animarles a plasmar el paisaje de los recuerdos aún por construir dejándose seducir por las formas sugerentes que cada zapato sabrá ahormar como una forma especialmente concebida para el coleccionista que andaba buscándola. Para no olvidarla, para que nuestros coleccionistas no nos olviden y nos dispensen un buen lugar en sus recuerdos.
 


¿ De la cabeza a los pies o de los pies a la cabeza ? 28/09/2015


 ¿De la cabeza a los pies o de los pies a la cabeza? En cualquier caso, cabezas que pisan firme como la vocación de perdurabilidad de Aimée, una tienda sostenida sobre los pies de un proyecto que aspiran a cualquier cosa menos a ser de barro y que no quieren ser borrados por la primera inclemencia que depare el tiempo y sus caprichos.

Hay algún poeta que asegura que la inmodestia es la mejor forma de conocer la fuerza de la modestia. No somos inmodestos ni nos empuja ninguna fuerza poética pero la fuerza de nuestra modestia coincide con la seguridad de que no aspiramos solamente a nada más que a abalanzarnos sobre un cliente para al final no dar pie con bola. Más bien nos seduce la contramano de la expectativa que nos podrían construir desde afuera. La precisa aspiración es la de que sea el cliente el que se abalance sobre la sorpresa y el hallazgo que él descubra en este largo camino de zapatos. No comprará un zapato, descubrirá una historia que se calzará para no apearse de ella como si de un relato clásico hecho a medida se tratase. En Aimée nos gusta pensar que así que tú te haces con tu historia vas haciendo la nuestra.


Paris, je t'aime 25/06/2015

Uno de los grandes secretos a voces de aimée es que cada 6 meses viajamos a París para elegir nuestras colecciones.

La ciudad nos recibe tan deslumbrante como siempre, pero no podemos dejarnos seducir demasiado por sus encantos porque tenemos mucho trabajo por delante: recorremos los principales escenarios de la Semana de la Moda, investigando nuevas tendencias y entrando en contacto con los talentos emergentes. También visitamos a nuestros diseñadores en sus showrooms del Marais y la zona de Saint Honoré. Nos encanta escuchar sus historias y aprender más sobre su proceso de trabajo y sus marcas.

Es un trabajo apasionante, pero no por ello menos agotador. Por eso, al final de la jornada, siempre nos espera un bien ganado y delicioso vino con queso mientras repasamos nuestros pedidos y comentamos excitadas nuestros descubrimientos. En ese momento mágico, suspiramos de felicidad mientras pensamos en lo muchísimo que nos gusta esta ciudad.


Buscando tesoros escondidos 28/05/2015

Solo hace falta dar un paseo por nuestra colección para darse cuenta de que en aimée tenemos un concepto muy diferente de exclusividad.

Sí, lo reconocemos. Nos gusta alejarnos deliberadamente de tendencias de moda efímeras y de esas firmas que basan su identidad en la visibilidad de un logo y utilizan deslumbrantes campañas publicitarias como reclamo.

Lo nuestro es buscar tesoros escondidos. Cada uno de los diseñadores que seleccionamos es un hallazgo, una joya que queremos compartir con nuestras clientas y que vosotras hacéis perdurable.

Encontrar el talento que buscamos no es nada fácil. Los diseñadores que nos apasionan huyen de los circuitos publicitarios: sus señas de identidad son la alta calidad de sus materiales, el trabajo artesano y el estilo personal e intransferible de cada uno de ellos.

Su particular y casi extinguida manera de concebir su trabajo les obliga a no poder asumir muchos clientes ni grandes pedidos porque no quieren cambiar su manera tradicional de fabricar calzado.

Nuestra exclusividad es, por tanto, cuestión de actitud y de principios firmes. Buscamos y buscamos para seguir encontrando y ofreciéndote piezas únicas y con alma que no te dejen indiferente.