¿ De la cabeza a los pies o de los pies a la cabeza ? 28/09/2015


 ¿De la cabeza a los pies o de los pies a la cabeza? En cualquier caso, cabezas que pisan firme como la vocación de perdurabilidad de Aimée, una tienda sostenida sobre los pies de un proyecto que aspiran a cualquier cosa menos a ser de barro y que no quieren ser borrados por la primera inclemencia que depare el tiempo y sus caprichos.

Hay algún poeta que asegura que la inmodestia es la mejor forma de conocer la fuerza de la modestia. No somos inmodestos ni nos empuja ninguna fuerza poética pero la fuerza de nuestra modestia coincide con la seguridad de que no aspiramos solamente a nada más que a abalanzarnos sobre un cliente para al final no dar pie con bola. Más bien nos seduce la contramano de la expectativa que nos podrían construir desde afuera. La precisa aspiración es la de que sea el cliente el que se abalance sobre la sorpresa y el hallazgo que él descubra en este largo camino de zapatos. No comprará un zapato, descubrirá una historia que se calzará para no apearse de ella como si de un relato clásico hecho a medida se tratase. En Aimée nos gusta pensar que así que tú te haces con tu historia vas haciendo la nuestra.