El sabor no ocupa lugar 02/11/2015 7 Comentarios

" Y de repente se plasmó el recuerdo. Aquel sabor era del trocito de magdalena que, los domingos por la mañana, en Combray (...) cuando iba a darle los buenos días a su cuarto, me daba mi tía Léonie..."
 
                                                       Marcel Proust. "En busca del tiempo perdido".
 
 
Toda colección no es sino en última instancia un desafío a la memoria, una insensata y apasionada manera de conquistar un espacio de eternidad que se ensancha con cada conquista que se suma a lo que el coleccionista colecciona. En Aimée nos gusta favorecer a  todos aquellos que coleccionan los recuerdos hechos y los todavía por hacer. Nos gusta dedicarnos a satisfacer la sed de pasión que nuestros amados coleccionistas demuestran mientras viven al acecho de ese insospechado elemento que engarzarán como un recuerdo indeleble en su galería particular de eternidad. Por eso, en Aimée, hemos dispuesto ya la totalidad de nuestra nueva colección de otoño-invierno, para granjear a nuestros vívidos y vividos coleccionistas la oportunidad de mejorar el sabor de cada una de sus colecciones de recuerdos, para animarles a plasmar el paisaje de los recuerdos aún por construir dejándose seducir por las formas sugerentes que cada zapato sabrá ahormar como una forma especialmente concebida para el coleccionista que andaba buscándola. Para no olvidarla, para que nuestros coleccionistas no nos olviden y nos dispensen un buen lugar en sus recuerdos.