Por Descontado 13/01/2016 768 Comentarios

Rebajar puede ser una forma aguada de arrancarle la épica a los días o puede, por el contrario, ser una forma de recolocarse en la precisa dimensión prosaica de la que a menudo nos aleja el delirio incurable que se disculpa embozado como rutina. Nos nos rebajemos a considerar que solamente se rebaja empobreciendo las expectativas; no nos agüemos en la facilidad de la pereza y rebajémonos la dureza de las cuestas mendaces e innecesarias por las que dejamos trepar a la enredadera de nuestros extravíos. El camino es al final la suma de los pasos y su valor es el de haberlos dado o imaginado. No te pongas precio. No te rebajes pensando que el paso es menos porque el precio ha adelgazado. Tú le pones el valor y no tienes porque rebajar el alcance cabal del camino que quieras recorrer. En Aimée no te rebajamos, te invitamos a que rebajes esas barreras  rutinarias que te hacen pensar que lo que te apetece es imposible. Acércate a nuestras rebajas y álzate con la satisfacción de seguir dando pasos con el preciso valor que hace de ti una persona, sencillamente tú pero como nadie más. Como siempre. En Aimée te esperamos y sólo rebajamos los precios. Tú nos das la altura que te hace falta en cada momento.